Mujer extranjera en prisiones

No podemos dejar de mencionar, aunque prácticamente no se
les haya considerado en esta página, que una parte importante de las
muchachas jóvenes en prisión tienen la condición de internas extranjeras.
Aunque este dato es coyuntural, en esta franja de edad, en los centros de Españan el número puede alcanzar hasta el 30%. Su procedencia mayoritaria por orden de importancia es: Latinoamérica, África (Marroquíes y
Subsaharianas), y Europa (muy significativo su crecimiento en los últimos
años aquéllas procedentes de los países de Europa del Este).En cuanto a la interna procedente de América, y norte de Europa, su actividad delictiva es casi exclusivamente el tráfico de estupefacientes, para el que son captadas, en sus países de origen por organizaciones poderosas que detectan a aquellas mujeres que se encuentran en situaciones económicas perentorias, y bajo la promesa de recibir una cantidad económica importante para su nivel de recursos, las utilizan para el transporte de significativas cantidades de droga a nuestro país. Se convierten en simples eslabones fácilmente prescindibles de un engranaje de potentes organizaciones que apenas pierden económicamente con su detención. Ya el propio argot que las denomina “mulas” define claramente su situación.
En el caso de estas internas extranjeras la base de su discurso principal es el
sentimiento de injusticia ante la desproporcionada cuantía de la condena
impuesta por un acto que si bien fue voluntario, tiene su explicación en un
estado de necesidad económica, por el que son condenadas en un juicio en el
que no se les ha dado siquiera ocasión de explicar sus motivaciones (a modo
de justificación personal, que no de defensa ante la evidencia de las pruebas
presentadas), y a una cuantía de años extraordinaria (9 a 11 años), si se
compara y ellas frecuentemente lo hacen, con cualquiera de los otros delitos
incluidos aquellos en los que se pone en peligro la integridad de las personas.
En lo que respecta a su involucración delictiva, mayoritariamente declaran
haber sido detenidas en la primera ocasión en que realizaban el encargo, y su
más que fundada sospecha de haber sido delatadas por la propia
organización que las implicó.
Aunque cada día llegan a nuestro país muchachas más jóvenes en esta
circunstancia, o integradas en redes de mafias que ejercen la prostitución, son mujeres bastante preparadas, que buscan sobre todo en la prisión la posibilidad de mantener una ocupación remunerada con la que hacer frente a las perentorias necesidades económicas de los miembros familiares que dejaron en su país de origen. Por tanto su involucración en la dinámica del centro y en las tareas tratamentales es casi siempre favorable.Mucho más reciente es el incremento de internas procedentes de los países de la Europa del Este, con características marcadas, bien por una pobreza extrema, como el caso de aquéllas procedentes de los territorios de la antigua Yugoslavia, mujeres de etnia gitana que sobreviven en nuestro país ejerciendo la mendicidad, o aquellas otras integradas en bandas organizadas que han introducido en nuestro país usos delictivos complejos, dedicados al robo, la prostitución, la falsificación y la extorsión.

6 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo con lo que expones y desde luego creo que se tiene que trabajar mucho a nivel de las instituciones penitenciarias, en preparar a estas mujeres de cara a su salida de prisión y a su integración en la sociedad. Sin una ayuda debe ser muy difícil comenzar de nuevo y dejar atrás ese mundo que por alguna razón en un momento de su vida las atrajo.

    ResponderEliminar
  2. Detrás de cada mujer hay una larga historia de marginalidad y con este encierro solo se está consiguiendo acentuar esa situación y dar más lugar a la exclusión total de la persona cara a la sociedad. El año asistí a un congreso dónde acudieron directores de instituciones penitenciarias de España, entre ellas el director de las prisiones de Cataluña. Este hombre presentó un proyecto de varios miles de euros, y yo como otras tantas personas que estuvimos allí nos preguntamos; ¿Por qué tanto dinero en diseño y no en programas de intervención social? O ¿Por qué tanto dinero en seguridad y funcionariado y no en educadores, ordenadores, cursos de reinserción….? Bueno, pues eso, esas prisiones de cara a un futuro como moneda de presentación a otros países o comunidades serán todo un acontecimiento, pero para la población reclusa no será más que la misma forma de reclusión, pero con un diseño exterior diferente.

    ResponderEliminar
  3. estoy deacuerdo contigo vivianne

    ResponderEliminar
  4. como lo sabes vivi, que si que tienes toda la razón del mundo, menos infraestructuras para quedar bien y más inserción y más ayudas para encontrar trabajo.

    ResponderEliminar
  5. Buenas dias, estoy interesada en la situacion de las mujeres extranjeras privadas de libertad, asi que agradeceria si pudieras darme informacion, o decirme paginas o revistas en las que pueda encontrar informacion, asi como asociaciones que se encargan de estas situaciones. Muchas gracias.

    Janella

    janella0609@hotmail.com

    ResponderEliminar
  6. Buenas noches Team Edwar,
    Te paso un link, que espero que te guste.
    http://books.google.es/books?id=uqtssGZjYmoC&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false
    Este escrito es muy interesante y te aconsejo que lo leas si te interesa este tema.
    también te dejo el link de Copolis, una proyecto de la Universidad de Barcelona que está estudiando mucho sobre este tema.
    http://grup.copolis.org/presentacio/objectiusobjetivos/
    Espero que te sirva.
    Un saludo

    ResponderEliminar